[lang_es]Decálogo del campista y del montañero[/lang_es][lang_eu]Kanpinlariaren dekalogoa[/lang_eu]

Reglas de oro de la naturaleza

  1. El campo, el monte, y la naturaleza en general es nuestra casa. Cuidemos nuestro hogar, no lo ensuciemos ni destrocemos.
  2. No olvides que sin plantas no hay oxigeno, y sin oxigeno no hay vida. Por ello: no claves navajas en los arboles ni grabes tu nombre. Si tienes que hacer fuego, utiliza la seca que encuentres en el suelo, no arranques ramas de los arboles. No laves la vajilla en nos o abrevaderos. No dañes las cercas, empalizadas, setos o tapias. No arrojes desperdicios a los rios o charcas. Utiliza los senderos para cruzar las tierras de labranza, así no dañas las cosechas (lo que puede parecer hierba, es un cereal).Cuidado con el fuego, lo que se destruye en minutos cuesta décadas para repoblarlo. Nunca dejes fuegos sin apagar o los enciendas en condiciones poco seguras o sin conocer los principios básicos. Deja las plantas y las flores en su sitio para que otros puedan disfrutarlas, si las arrancas, les impides producirse y eso puede conducir a la desaparición de las especies.
  3. Deja el lugar de acampada en mejores condiciones de las que lo encontraste. Pasar un día en el campo incluye también, recoger los papeles, bolsas y desperdicios de nuestra merienda y meterlo en bolsas de basura para tirarlo al basurero más cercano. Que nadie se entere de que has estado allí.
  4. Los vehículos a motor dentro de los ecosistemas naturales, pueden contaminar con sus escapes y con sus ruidos alterar la fauna del entorno.
  5. La perturbación puede significar la muerte, no hostigues a los pájaros o a otros animales. Un animal asustado puede abandonar a sus crías dejándolas expuestas al ataque de cualquier depredador. No expolies nidos. Protege las especies naturales.
  6. Deja la flora y fauna en su propio hábitat. Si eres coleccionista tienes que saber lo “que te puedes llevar a casa” o no puedes. Nunca debes coger más que lo estrictamente necesario y siempre que este permitido, nunca arranques plantas enteras para transportarlas a ti jardín, ni captures aves, esto es ilegal.
  7. Procuremos no alterar los ecosistemas, tomar notas y fotografías pero no ejemplares. La recogida de plantas y vegetales indiscriminada puede poner en peligro ciertos endemismos botánicos (especies que solo crecen en esos lugares).
  8. La música a todo volumen, los ruidos intensos y nuestros propios gritos pueden vaciar de vida un hábitat silvestre. Aprende a escuchar la sintonía natural irrepetible.
  9. Cumple los reglamentos y códigos de conducta. Es de lógica no pisotear la vegetación o matar animales o destruir hábitat.
  10. No des motivo a nadie para que lamente tú visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *