[lang_es]Decálogo del campista y del montañero[/lang_es][lang_eu]Kanpinlariaren dekalogoa[/lang_eu]

Reglas de oro de la naturaleza

  1. El campo, el monte, y la naturaleza en general es nuestra casa. Cuidemos nuestro hogar, no lo ensuciemos ni destrocemos.
  2. No olvides que sin plantas no hay oxigeno, y sin oxigeno no hay vida. Por ello: no claves navajas en los arboles ni grabes tu nombre. Si tienes que hacer fuego, utiliza la seca que encuentres en el suelo, no arranques ramas de los arboles. No laves la vajilla en nos o abrevaderos. No dañes las cercas, empalizadas, setos o tapias. No arrojes desperdicios a los rios o charcas. Utiliza los senderos para cruzar las tierras de labranza, así no dañas las cosechas (lo que puede parecer hierba, es un cereal).Cuidado con el fuego, lo que se destruye en minutos cuesta décadas para repoblarlo. Nunca dejes fuegos sin apagar o los enciendas en condiciones poco seguras o sin conocer los principios básicos. Deja las plantas y las flores en su sitio para que otros puedan disfrutarlas, si las arrancas, les impides producirse y eso puede conducir a la desaparición de las especies.
  3. Deja el lugar de acampada en mejores condiciones de las que lo encontraste. Pasar un día en el campo incluye también, recoger los papeles, bolsas y desperdicios de nuestra merienda y meterlo en bolsas de basura para tirarlo al basurero más cercano. Que nadie se entere de que has estado allí.
  4. Los vehículos a motor dentro de los ecosistemas naturales, pueden contaminar con sus escapes y con sus ruidos alterar la fauna del entorno.
  5. La perturbación puede significar la muerte, no hostigues a los pájaros o a otros animales. Un animal asustado puede abandonar a sus crías dejándolas expuestas al ataque de cualquier depredador. No expolies nidos. Protege las especies naturales.
  6. Deja la flora y fauna en su propio hábitat. Si eres coleccionista tienes que saber lo “que te puedes llevar a casa” o no puedes. Nunca debes coger más que lo estrictamente necesario y siempre que este permitido, nunca arranques plantas enteras para transportarlas a ti jardín, ni captures aves, esto es ilegal.
  7. Procuremos no alterar los ecosistemas, tomar notas y fotografías pero no ejemplares. La recogida de plantas y vegetales indiscriminada puede poner en peligro ciertos endemismos botánicos (especies que solo crecen en esos lugares).
  8. La música a todo volumen, los ruidos intensos y nuestros propios gritos pueden vaciar de vida un hábitat silvestre. Aprende a escuchar la sintonía natural irrepetible.
  9. Cumple los reglamentos y códigos de conducta. Es de lógica no pisotear la vegetación o matar animales o destruir hábitat.
  10. No des motivo a nadie para que lamente tú visita.

[lang_es]Quiénes somos[/lang_es][lang_eu]Nor gara[/lang_eu][lang_en]Who we are[/lang_en]

[lang_es]Club de Conocer y Proteger la Naturaleza Azterlariak, es una Asociación de Tiempo Libre que desarrolla sus actividades desde 1991, y forma parte de la Federación Nacional de Asociaciones Conocer y Proteger la Naturaleza (FCPN).

Los objetivos y fines de la Asociación son:

  • La educación en el Tiempo Libre y en la Naturaleza, particularmente de los niños, preadolescentes y jóvenes, para la comprensión y el disfrute del entorno natural y urbano, y para su utilización reflexiva y responsable.
  • La realización de estudios sobre aspectos diversos del entorno, así como la puesta en marcha de proyectos, campañas y actividades que tengan como objetivo la protección de la naturaleza o la mejora de la calidad ambiental.
  • La educación en la sensibilidad y el amor hacia la naturaleza.
  • Fomentar el conocimiento del entorno natural que nos rodea.
  • Colaborar con otros grupos que trabajen en la misma línea de educación en el Tiempo Libre y la naturaleza.
  • Fomentar actitudes comprometidas con la defensa del medio ambiente.
  • Potenciar el desarrollo de actividades en la naturaleza que favorezcan las relaciones con los demás, en un ambiente de amistad, respeto y solidaridad.
  • Informar, aconsejar o dar apoyo a las personas o colectivos para la creación de grupos de Tiempo Libre, clubes CPN o para el desarrollo de sus actividades.
  • Colaborar con otras asociaciones, locales, regionales, nacionales o internacionales, para contribuir a la formación de los socios, llevar a cabo proyectos o actividades conjuntas e intercambiar información.

LA PEQUEÑA HISTORIA DE LOS CPN (Clubes de Conocer y Proteger la Naturaleza)

Los clubes de “Conocer y Proteger la Naturaleza” son una organización juvenil internacional, que se creó en Francia en al año 1972 por iniciativa del autor de la revista “La Hulotte” (más conocida en España como… ¡¡El Cárabo!!). Este señor, llamado Pierre Deom, “abandonó” a su pequeño grupo de alumnos (era maestro) para hacer las delicias de un enorme grupo de admiradores que disfrutamos con su revista y para promover núcleos activos de amantes y “currantes” de la naturaleza. Su idea de fomentar entre los jóvenes el interés por la naturaleza y su conservación tuvo un éxito importante en Francia y, posteriormente, se ha “exportado” a otros países, entre ellos España.

En 1982, la revista Quercus comenzó a editar El Cárabo, versión española de “La Hulotte”. A partir de 1987, desde las páginas de El Cárabo, se empieza a invitar a los 5000 suscriptores a que organicen clubes CPN en sus zonas de residencia, con el objetivo de poner en práctica las numerosas ideas de acción conservacionista que sugiere la revista.

En 1988, los editores de la revista Quercus donaron los derechos de edición de El Cárabo a la asociación Quercus/CPN para que sus ingresos financien la actividad de la misma. Durante este mismo año, se legalizan los CPN regionales de Asturias, Andalucía y Madrid y, en 1990, los de Aragón y Extremadura. Además, de modo espontáneo, se van creando clubes locales. En la actualidad la FCPN está integrada por 29 grupos repartidos por las diferentes Comunidades Autónomas. Existen también CPN en Francia, Rumania, Bélgica y África.[lang_es]

[lang_en]
Please note that this page is currently being translated.

Azterlariak – Club of Know and Protect Nature, is a Asociación de Tiempo Libre set up in 1991. It belongs to National CPN Association (FCPN).

Los objetivos y fines de la Asociación son:

  • La educación en el Tiempo Libre y en la Naturaleza, particularmente de los niños, preadolescentes y jóvenes, para la comprensión y el disfrute del entorno natural y urbano, y para su utilización reflexiva y responsable.
  • La realización de estudios sobre aspectos diversos del entorno, así como la puesta en marcha de proyectos, campañas y actividades que tengan como objetivo la protección de la naturaleza o la mejora de la calidad ambiental.
  • La educación en la sensibilidad y el amor hacia la naturaleza.
  • Fomentar el conocimiento del entorno natural que nos rodea.
  • Colaborar con otros grupos que trabajen en la misma línea de educación en el Tiempo Libre y la naturaleza.
  • Fomentar actitudes comprometidas con la defensa del medio ambiente.
  • Potenciar el desarrollo de actividades en la naturaleza que favorezcan las relaciones con los demás, en un ambiente de amistad, respeto y solidaridad.
  • Informar, aconsejar o dar apoyo a las personas o colectivos para la creación de grupos de Tiempo Libre, clubes CPN o para el desarrollo de sus actividades.
  • Colaborar con otras asociaciones, locales, regionales, nacionales o internacionales, para contribuir a la formación de los socios, llevar a cabo proyectos o actividades conjuntas e intercambiar información.

LA PEQUEÑA HISTORIA DE LOS CPN (Clubes de Conocer y Proteger la Naturaleza)

CPN clubs are part of an international youth organization, settled in France in 1972 by the author of “La Hulotte” magazine. This former teacher called Pierre Deom, started to DELIGHT a huge number of admirers who enjoy this magazine, and to PROMOTE active groups of nature-loving workers. This idea of FOMENTAR between young people this intereset in nature and its conservation succeeded in France and started to move to other countries, including Spain.

En 1982, la revista Quercus comenzó a editar El Cárabo, versión española de “La Hulotte”. A partir de 1987, desde las páginas de El Cárabo, se empieza a invitar a los 5000 suscriptores a que organicen clubes CPN en sus zonas de residencia, con el objetivo de poner en práctica las numerosas ideas de acción conservacionista que sugiere la revista.

In 1988, the editors of the Quercus magazine donated the rights of “EL CARABO” to the Quercus/CPN asociation, so it could be FINANCIADA. The same year, various regional CPN associations are LEGALIZATED in Asturias, Andalucía and Extremadura. ADEMAS, de modo espontáneo, se van creando clubes locales. En la actualidad la FCPN está integrada por 29 grupos repartidos por las diferentes Comunidades Autónomas. Existen también CPN en Francia, Rumania, Bélgica y África.[/lang_en]



Azterlariak.org